Estás en la Orión rumbo a la muerte donde sea que vayas seguido y se sube ese señor al que ya le conoces sus cuentos, ese que tiene una enfermedad horrible, que no puede caminar más (pero qué bien caminó la otra vez que bajó del carro con las alforjas bien llenas) y que necesita de tu “apoyo”. Pero ya lo conoces, a ti no te meten cuentos así nomás, y lo miras con cara de #ahoritanojoven a otro perro con ese hueso. Sin embago estoy seguro de que por lo menos debes tener a uno de las siguientes sujetos en tu kilometraje y que no solo te #METIERONELCUENTAZO, sino que posiblemente les diste más que un par de moneditas en repetidas ocasiones.

EL FILOSORRAPTOR:

Ese especimen que desde la primera salida te habla pura filosofía rara, te habla del universo, los mundos paralelos y demás teorías, y tu baboso quedas encantado por la “profundidad” de sus reflexiones (aquí lo único profundo es el vacío de tu cerebro). Entonces caes en el cuentazo de que eres la luz de sus ojos, el sol de sus días. Pero tranqui, poco a poco tu cerebro va despertando y se da cuenta de que después de tanta reflexión que hace este sujeto ni siquiera sabe qué hacer con su vida, no hay aspiraciones claras ni metas fijas y bueno, un tipo así puede ser interesante pero solo si quieres pasar el rato.

EL CURA:

Tú que en estos días estás tan desorientado, que tienes problemas con tu pareja o que ya terminaron y que necesitas ser guiado con urgencia, te cruzas con este babas en tu vida. Pero ATENCIÓN porque este chamán pirateado viene con todas sus mañas listo para clavarteelcuento ayudarte. Nuevas perspectivas, nuevos mandamientos, y nuevas dinámicas que te sorprenderán y estarás ansioso de aprender… Así que vas a misa, dejas de comer cerdo, prendes velas y cuando ya estás a punto de probar la hostia, te das cuenta de que como todas las religiones, esta también es un palabreo terrible y que tiene varias inconsistencias. Resulta que tu Curita no es más que un pobre inseguro que necesita de ciertas reglas para mantener su cerebro en equilibrio, te hace cumplirlas pero él no siempre las cumplirá y peor aún, ten por seguro que cambiará de filosofía de vida en cuanto lo aburras aparezca una más atractiva. Así que si algún día se te cruza este tipo de criatura, mándalo a evangelizar a su vecino.

EL HIJITO DE MAMÁ:

Por último y no menos importante está este niño que desarrolla cierto lazo afectivo a la placenta de su madre, sí exacto, te hablo de ese huevas que sufre de mamitis. Y es que parece un chico prometedor hasta que te das cuenta de que su madre LESIGUELAVANDOLOSCALZONCILLOS y no solo eso sino que también le escoge la ropa cuando van de compras y en la plancha… Esto sin contar con que nunca pasará la noche a tu lado porque su mami lo espera en casa. O sea esta es una competencia que nunca vas a ganar, así que podrías dejar que se vaya a laconchadesumadre su casa y la próxima vez que conozcas a alguien asegúrate de que haya cortado su cordón umbilical.

Esto es sólo por mencionar algunos, pero ten en cuenta que hay más tipos de estos y por montones en las calles, así que atento si no quieres llevarte sorpresas luego de que te floreen.