Es domingo en la mañana y estás dando vueltas en la cama porque se te quitó el sueño (la vejez ha llegado a ti) cuando de pronto TÍNG, tu celular suena y es Pepito, sí ese chico al que no ves hace años y que nunca supiste si le gustabas o no, y es verdad que ya ha pasado mucho tiempo, pero todavía te mueve el piso al punto que si te dice para ”fifirufu” le vas de hecho…

Entonces se la pasan hablando todo el domingo, parece interesado y la verdad es que tú estás medio interesado porque ya la has cagado muchas veces tienes cierta experiencia en esto, así que vas con ”cuidado”. Quedan en salir, te dice ”te confirmo la hora” y nunca te la confirma o quedan en ir a un lugar y una hora antes te dice que ”no va a poder” (¿sí, te estás acordando de todos a los que les metiste ese cuentazo no? El karma existe, pendejo).

Así que nunca se concreta nada, te molestas, revientas y juras por todos los dioses del olimpo que nunca más caes… Hasta que un día te escribe (porque es incapaz de llamarte) y te dice que estuviste en su mente en los últimos días y que quisiera verte, entonces tomas la decisión más razonable de tu carrera como IMBÉCIL y le dices que SÍ…

Brother… NO LE INTERESAS, lo probable es que esté en su momento de soledad y aburrimiento o peor aún en su rato de calentura. Y yo sé que tienes cero pruebas válidas para sustentarme lo contrario, pero está clarísimo y las posibilidades de que le intereses son tantas como que Alan, Ollanta y Toledo sean inocentes. Déjame decirte que cuando un chico está realmente interesado en ti te busca, te escribe, aprovecha cualquier oportunidad para estar a tu lado y aún cuando tú no puedas él irá a buscarte, pero si no hace ni el más mínimo esfuerzo entonces NO LE INTERESAS y una vez que entiendas esto, te ahorrarás un montón de decepciones en la vida.